13 de Noviembre de 2018, 08:18:49
 



La política del Venture Club de España casi brilla por su ausencia. Austeridad, sencillez, colaboración y reciprocidad pueden ser algunos de los adjetivos que nos definen.

Austeridad porque el dinero está prácticamente desterrado en este club. El club nació con una cuota de socio de 6 euros. Hoy, varios años más tarde, la cuota sigue siendo la misma, 6 euros que apenas dan para mantener el dominio de nuestra página web y comprar el papel y los sellos de las cartas que se envían 4 ó 5 veces al año a los socios. Y no necesitamos más, por lo que no incrementamos la cuota.

Sencillez, porque no nos complicamos la vida. La vida ya es suficientemente complicada como para hacérnosla más difícil a nosotros mismos. Por eso es tan sencilla la mecánica de este club. Nos juntamos 4 veces al año, hacemos alguna rutilla juntos, visitamos algo interesante cada vez en su sitio, compartimos mesa y mantel y nos montamos una buena juerga cada vez de una forma distinta. El club es para muchos la válvula de escape de nuestras complicadas vidas, así que tratamos de mantenerlo sencillo y ameno, buscando siempre actividades que nos permitan “desconectar”. Y vive Dios que lo solemos conseguir.

Colaboración, porque ese es uno de nuestros pilares fundamentales. El Venture Club de España se basa en la aportación que cada uno hace libremente al club y al resto de sus integrantes. Nadie está obligado a dar nada, y los que lo dan, lo hacen libremente y porque realmente así les apetece, sin esperar nada a cambio. Por fortuna, muchos son los que arriman el hombro y gracias a esa unión, los pasos del club son siempre hacia delante. Cada uno aporta lo que puede o quiere y nadie cuestiona esa aportación. Y cada aportación complementa la de los demás. Da igual que sean conocimientos técnicos o mecánicos, experiencia informática, negociación con hoteles o restaurantes, ayuda en carretera, fabricación de merchandising o simplemente contar chistes en las reuniones o ayudar con los cortes de los cruces. Todo es desinteresado, bienvenido y libre, y el aporte de cada uno es tan valioso como el de los demás.

Y reciprocidad, porque el club le devuelve a cada socio lo que estos le han dado al club. El club tiene vida propia y es agradecido. Se preocupa por todos aquellos que han mostrado preocupación e interés por el mismo. El club se abre y acepta en su seno a todo aquel que haya aportado algo al grupo. Y el grupo reconoce a los individuos como integrantes del mismo desde el preciso momento en el que alguien decide colaborar de la forma que sea. Da igual lo que se haga, mientras se haga de buena fe. El club lo agradecerá dándole a cada uno un sentimiento de pertenencia al grupo que no hará sino reforzar los lazos entre el individuo y el grupo. Nada hay que nos haga sentir más orgullosos que poder explicarle a alguien que pertenecemos al Venture Club de España. No lo podemos explicar muy bien, pero hasta hay gente que se siente miembro del grupo sin ni siquiera ser socio, que no deja de ser un mero trámite.

Sólo pedimos un requisito para acogerte en la familia. Que hayas mostrado el interés suficiente por el grupo como para asistir a tres reuniones. Te trataremos bien desde la primera, pero a partir de la tercera, te incluiremos en la lista oficial y te enviaremos las cartas previo pago de los mencionados 6 euros.